Blogia

textoscaducos

Coppola y Berlanga

Ayer me levanté pesadísimo, con ese Ring Of Fire sobre los ojos que los impenitentes trasnochadores conocen tan bien. La razón es sencilla: me había acostado a las mil chateando. Hacía siglos que no cogía el irc y hete aquí que los años de abstinencia no habían doblegado el terrible chateador que siempre fui. Me encontré con gente maja, pero claro, a las 5 de la madrugada (cambio de hora incluido) todos los que estamos por el irc somos majos, ¿verdad?
El caso es que el domingo tenía una comida con toda la familia. A alguno se le había ocurrido la idea de que fueramos los hijos quienes invitáramos a los padres a comer un domingo, puesto que son siempre ellos los que nos acojen con la mesa puesta y llena semana tras semana. Dicho y hecho, nos plantamos en un restaurante en el puerto de San Pedro todos los 18, entre tíos, primos y parentela diversa.

Estábamos más bien apretados. Mis padres se habían vestido de punta en blanco para la ocasión. Yo, menos, que mi vestuario para la fête es escaso. Sin embargo sí que me había afeitado justo antes de ir al restaurante para acallar el erre que erre de mi madre. Es muy cansina y a veces me gusta darle el gusto. Claro que, a cambio y a resultas del afeite, llevaba el cuello como la Fontana Hemoglobínica de Trevi.

Todos ahí sentados parecíamos una pelicula de Berlanga. Mi tía y madrina, que ha perdido mucho pelo, usa una peluca, pero creo que se la pone lanzándola al aire y poniéndose debajo. Ni un gato muerto habría podido tener peor aspecto. A ella le da igual, y como a todos nos da por reírnos, pues santas pascuas, bien iba así. Mi primo JM. y su padre también tuvieron algún atranque que otro, como siempre por el tema de los dineros. Por fortuna, esos conatos de discusión se acallaron pronto y sólo fueron al principio de la comida. Yo no sé por qué tienen que andar siempre enredados en esos temas o por qué se llevan tan mal, que somos adultos ya. O quizá sea por eso. El caso es que ya sus agarrones verbales forman parte del folclore familiar.

Eso y el cambio continuo de regazo de la más reciente entrada al clan: mi primica L.. Con esos mofletes que parecían pelotas de playa.

Quienes mejor me caen son mis primos Al., L., mis hermanos, mi cuñada y mi tío A.; bueno, y mis padres, que los quiero mucho. Aunque la verdad es que no me cae nadie mal, sólo es que con algunos de los miembros de mi familia puedo hablar mejor que con otros. Yo no los elegí, como se puede hacer con los amigos, así que te tienes que resignar a lo que te toca. O, mejor aún, aprender a quererlos como son y disfrutarlos cuanto se pueda.

Familiar, lo que se dice familiar en sí mismo, no soy. Eso me hace sentir en eterna deuda y con un poso permanente de culpabilidad. Parecido a lo que me pasa con los amigos, a quienes creo que debo más que doy.

Setenta euros del ala costó la comida de marras. Mi madre me había subvencionado una parte, así que no fue tan grave como podría haber sido. Entre lo manirroto que soy, lo mal que me administro y la miseria que cobro, no sé cómo sigo sobreviviendo. Como no sean las becas alimentarias y esas subvenciones espontáneas del bolso de mi madre...

Luego de la comida, fui a ayudar a mi primo An. con su ordenador. Hice un poco lo que pude, o lo que sensatamente podía hacer y le prometí una nueva visita esta semana con los cedés necesarios para pulirle un poco el pecé. Creo que necesita un formateo, pero quizá eso sea excesivo. Ya seguiré probando y me dirá si le sigue fallando.

Por cierto, para aquellos que se perdieron con la entrada que hice alguos días (que si no entiendo nada, que si venga anglicismos, que si patatín y patatán, he colgado en mi otro blog un breve diccionario de términos. Indicadme si merece la pena ampliarlo un poco más.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

electrobombo, platillo y abuso

Lo encargué hace tres semanas. Ni siquiera sabía que no salía publicado hasta ésta. Medio mareé al chico de la Tipo, porque ni sabía el nombre del cantante ni el del cedé. Hoy me paso a buscarlo, y aunque el de Emmylou Harris lo habían perdido, el otro encargo sí lo tenían. Les ha costado encontrarlo en la maraña de cedés, pero ahí estaba: "Un día es demasiado", de Juan Rivas y el Electrobombo.

Lo planto en mi ordenador dispuesto a grabar las canciones en mp3 y así poder escucharlas mientras tonteo con las teclas. Y hete aquí que el cedé está protegido contra copia y no consigo pasarlo a otro formato. ¡Argh!, ¿que tengo que oírlo en un reproductor o meterlo en el ordenador cada vez que quiera oírlo? ¿Pero qué pasa con mi libertad para disponer de esa música como yo quiera?

No, si ahora resulta que me hubiera convenido comprarlo pirateado, o bajármelo de Inet en mp3. Sólo así hubiera podido disponer de ese cedé que he comprado como YO hubiera querido. No como otros me obligan a usarlo.

Por favor, leed este texto de Kriptópolis.

el fin del comienzo

He descubierto otro lugar donde depositar este diario. Es en ZonaLibre, donde además se puede utilizar MovableType. Es sólo un sistema para la creación de weblogs, pero mucho más abierto (y por ende, más complicado).

Este de blogia no está nada, pero que nada mal. He hecho un par de cosillas con hojas de estilo y me gusta el aspecto nuevo que tiene este sitio. Hay defectillos que no sé cómo corregir, como el de (mira abajo del todo, bajo el rectángulo gris) esas letras que yo no quería que aparecieran.

Con esto digo que a este blog le quedan pocos días. He de aprender a utilizar el MovableType ése, y... eah, trasladar todos estos posts a la nueva dirección. Ya avisaré.

Por cierto, acepto sugerencias de aspecto del sitio. ¿Alguna idea?, pues comenten, comenten...

el jardín de los senderos que se bifurcan (y 2)

Hoy he vivido un dejà vu. Son ese tipo de situaciones en las que te dices: "estoy ya lo he vivido antes". Una especie de repetición en vivo de un recuerdo. Como si te movieras al dictado, pero sin ser consciente de qué va a ocurrir. Vas percibiendo que todo lo que estás haciendo lo vas recordando a la vez que sucede.

La única diferencia en el dejà vu de hoy es que, mientras que en uno "normal", por lo menos sabes que estás viviendo algo que parece un recuerdo de una situación previa. Hoy, sin embargo, he percibido que la situación que supuestamente recordaba, ya era un dejà vu. Como en un juego de espejos, hoy he recordado vivir una situación pasada en la que recordaba haber vivido una situación pasada.

Estas trampas del cerebro me siguen inclinando a pensar que no sabemos ni la mitad de nosotros mismos, ni de cómo funcionamos. Unas máquinas blandas -como la novela de Burroughs- de mecanismos desconocidos.

Y también me hacen entender que se crean en brujas, curanderos y presidentes del gobierno.

el jardín de los senderos que se bifurcan

Y ahora, aunque D. y yo compartimos la conexión, tengo un problema con el emule. No sé configurarlo para evitar tener una lowID. Básicamente he de conseguir que, pese a salir por su ordenador, tenga desde el mío todos los puertos abiertos que el emule necesita. Me toca echar más de un vistazo por la web a ver si descubro algo.

R. está muy calladete estos días. Pasa algo y no sé qué es, pero me tiene preocupado. Si yo no fuera el cobarde que soy preguntaría más. Aun siéndolo, ya pregunté y me dijo que no era por culpa mía, que se sentía mal y basta.
¿Tú nunca te has sentido mal sin ninguna razón? Sí, a veces me he sentido mal sin ninguna razón.
O mejor dicho, por todas las razones del mundo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

un día más sin jardín botánico

He llegado hace poco a casa y D. había arreglado la conexión a Inet. O él, o yo, pero ambos a la vez no podíamos conectarnos.
Al principio pensábamos que era la tarjeta de red de mi ordenador, así que me compré un chisme para poder entrar por uno de los puertos usb, pero no funcionó tampoco. Sospeché que entonces era otro el error, así que fui a la habitación de D. a comprobar si allí iba mi ordenador. Y funcionó.
Eran los cables, que iban ambos cruzados. Hay que ver qué sencillas son algunas respuestas, pero qué difícil es dar con la pregunta adecuada.
No hago más que leer blogs y correos y enviar a unos y a otro. Otro, digo, porque blog sólo tengo uno: éste.
La gente hace cosas y lo mío es un eterno día de la marmota. Lo raro es que no me disgusta.

con sabor a falta

Hoy me he puesto a ojear un par de asuntos:

  • El formato Latex de creación de documentos (libre, estándar, gratuito... ¿qué más?)

  • Los editores de texto (de nuevo gratis), como el winedt que admiten todo formato, oiga

Pero uno y otro tienen una pega enorme: que son difíciles de utilizar y conviene seguir algún curso o algo. He estado buscando, pero no he encontrado un buen manual para el Latex. Y mira que me gustaría.
Y ya en plan voy-a-divertirme-un-rato he leído (y me ha encantado) otro blog, el 6 grados de separación. Echaré vistazos diarios.
Ah, y otra mañana más sin fumar. Esta es más dura, porque la de ayer fue casi sin querer, sin habérmelo propuesto y hoy he decidido dejármela sin tabaco.
No lo entiendo, ¿por qué es más difícil si me lo propongo? Joder, qué afán por contradecirme y llevarme la contraria.

olores

"Hoy puede ser un gran día", cantaba Serrat. Yo no lo sé si será grande o gris. Esta mañana no he fumado en absoluto y empiezo a recuperar el olfato. No es que diga yo de dejar de fumar hoy para siempre jamás, sólo esta mañana. Algo es algo.
Lo malo es que se me ha agriado el carácter y ahora estoy de malas. Todo es cuestión de saber relajarme.

Bienvenido al weblog textoscaducos

Bienvenido al weblog textoscaducos

Saludos al personal.
Esta es la primera entrada que hago a este weblog. Acabo de re-conectarme a Inet y me ha picado la curiosidad por estos diarios de a bordo (si es que se escribe así).
El de la foto es el menda. Me la hizo una alumna con su móvil, pero se veía muy mal y la retoqué un poco. Unos brillos, un difuminado y ya parezco una de los componentes de Abba.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres